Quiero una alegría

micobalto_quiero una alegria 03

Gracias Jesús por embarcarme en esta bonita historia. Hablé contigo antes del comienzo de una función del Tenorio; me propusiste hacer el cartel para tu próxima obra de teatro y no dudé en aceptar. Me ilusioné mucho con este proyecto y meses después nos pusimos a crear.

Ha sido una buena experiencia de principio a fin. Me leí el libreto en un santiamén, al empezar no podía parar, estaba enganchada a esos personajes, sus historias y sus mentes entrelazadas. Pasaba de la risa al asombro una y otra vez.

micobalto_quiero una alegria 04

micobalto_quiero una alegria 02

¿Por dónde comenzamos? Después del primer pase de texto, conocer a los actores y ver cómo se comportaban en su personaje comencé a tomar notas en mi libretita; aprovechaba mis viajes diarios en metro para empezar con los bocetos, a mirar diferentes ideas y posibilidades.

micobalto_quiero una alegria 01

Un día Jesús me escribió emocionado, había descubierto Mi Cobalto y con él el collage Pensando como niños. Tenía claro que para Quiero una alegría quería algo muy similar, tenía varios elementos que reflejaban la esencia de la obra: por un lado el globo daba la capacidad para albergar a personas (los personajes) y el cielo le evocaba esperanza, ese “pedir al cielo” que las cosas nos vayan bien. Teniendo todo esto en cuenta y mis anotaciones me puse a probar esas ideas que estaban en el aire para ir descartando hasta dar con el camino correcto.

micobalto_quiero una alegria 16

micobalto_quiero una alegria 15

micobalto_quiero una alegria 17

micobalto_quiero una alegria 18

Después de imprimir, mucho recortar, escanear, limpiar en Photoshop la imagen y llevarla al lienzo en blanco de Illustrator fuimos teniendo las ideas mucho más claras. Seguimos haciendo pruebas hasta dar con lo que queríamos, justo eso.

micobalto_quiero una alegria 14

Pude ir al estreno hace dos domingos; me dolía hasta el estómago, estaba nerviosa y emocionada. Quería ver los flyer impresos, el cartel fuera de la pantalla de mi ordenador y disfrutar del espectáculo. Iba con altas expectativas, sabía que los chicos lo harían genial y estaba en lo cierto. Había visto el texto un poquito más avanzado cuando hice la sesión de fotos, pero aquel 3 de Mayo lo bordaron. Los gestos, las acciones, el ambiente que envuelve a cada personaje lo hacía real; te metías en sus vidas y sentías lo que ellos te contaban.

micobalto_quiero una alegria 06

micobalto_quiero una alegria 10

micobalto_quiero una alegria 07

micobalto_quiero una alegria 11

micobalto_quiero una alegria 08

micobalto_quiero una alegria 12

micobalto_quiero una alegria 09

micobalto_quiero una alegria 13

Sin duda fue toda una alegría.

Os recomiendo que vayáis a verla, disfrutareis de momentos de risa e intriga, te atrapará hasta el final. Los encontrareis  todos los domingos de Mayo a las 19:30h en la Sala Tú. (Calle Velarde, 15, Madrid)

Venta de entradas:

· Atrápalo

· reservas@salatu.es

Reto de la semana: ¡Llevarme muchas alegrías! Así que vamos a colaborar poniendo al lunes una sonrisa bien grande.

#Quierounaalegria

 

Si te ha gustado, compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+Email to someone

Collage: Pensando como niños

micobalto_collage01

Ha sido uno de los proyectos más motivadores y bonitos en los que he participado, se que siempre lo recordaré.

Como cada año, mi tío Jordi hace varias visitas a Alemania por motivos de trabajo, pero en esta ocasión había un añadido; se reunían todos los directivos que representaban a la empresa en diferentes países y tenía que llevar consigo una pieza artística que representase de alguna manera a su país.

micobalto_collage05

Me mandó un correo en el que explicaba, a rasgos generales, en lo que iba a consistir su viaje. Hablaba de una comunidad que habitaba en la localidad de Waldenburg, allí había un centro en el que cuidaban a niños que por diferentes razones no han podido crecer con sus padres biológicos.

Aquí, en la aldea Albert Schweitzer Kinderdorf, se encargan de cuidar y proteger a estos pequeños, les buscan a familias que cuiden de ellos, les aporten estabilidad y confianza. La empresa en la que trabaja mi tío decidió aportar una ayuda económica y a través de sus trabajadores contribuir con labores para mejorar aquella aldea infantil. Cuando terminé de leer el correo, supe que tenía que hacerlo.

micobalto_collage11

Reuní la información que tenía y comencé a trabajar bajo dos conceptos: representar a España y a los niños de Albert Schweitzer. Estaba limitada en el soporte y tamaño, podía ocupar un DINA4 y debía ser papel. Con las bases  y la técnica claras empecé a trabajar en el collage.

micobalto_collage09

micobalto_collage08

Por un lado tenía a España, pensé en utilizar los colores de la bandera, así sería fácil saber de donde viene la pieza. Por otro lado tenía el espíritu de los niños y de aquel centro así que busqué niños de diferentes épocas y edades, que estuviesen en diferentes posiciones para darle movimiento.

micobalto_collage10

Ahora quedaba el dónde, el escenario tenía que decir algo y recoger todo lo anterior. Un globo aerostático recuerda a la imaginación que tienen los niños, que es libre y vuela. La bandera haría la forma del globo, cosí  unos pedazos de tela roja y gualda y lo amoldé a la apariencia de mi boceto. El cesto lo hice a ganchillo con cuerda. Y los niños jugaría alrededor de su imaginación en forma de globo. Esta manera de pensar y trabajar a partir de conceptos es gracias a Eva Cruz, quien me descubrió otra parte de “el mundo collage” que desconocía; una profesional como la copa de un pino y una bellísima persona, gracias.

micobalto_collage04

micobalto_collage03

micobalto_collage06

Quedé contenta con el resultado, disfruté de cada paso y decisión que iba tomando; puse todo mi cariño para hacérselo llegar a la gente de la aldea.

micobalto_collage12

A la vuelta, mi tío me contó que la chica que coordina el centro se emocionó al verlo, y Jordi también, con lo cual para mi fue la mejor satisfacción del mundo. Hoy, está expuesto  decorando una sala del centro, junto a las otras piezas de multitud de países. Gracias por darme la oportunidad de trabajar con las manos y el corazón.

Si te ha gustado, compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+Email to someone

Scrapbooking / Primer libro

micobalto_scrap11

En el taller de scrapbooking me di cuenta que podía unir dos de mis pasiones: la fotografía y lo manual. Así que se suma a una de esas cosas que me encanta y relaja hacer cuando tengo tiempo libre.

micobalto_scrap09

Las horas en el estudio pasaron volando, y quedaron por rellenar algunas páginas de nuestro librito. Así que con las pautas de Judy Alonso y la ayuda de su libro, os enseño como lo termino en casa.

micobalto_scrap12

Lo primero que hay que tener en cuenta son las fotografías e imprimirlas en un papel con calidad, porque son libritos únicos y muy especiales. Yo decidí recopilar aquellas que me inspiraban de alguna manera buenas sensaciones y recuerdos.

micobalto_scrap13

Removí el cajón y saqué todo lo que creía que me iba a servir en alguna de las páginas. Lo esparcí todo sobre la mesa y me puse a probar diferentes combinaciones de colores, texturas y estampados.

micobalto_scrap01

micobalto_scrap04

micobalto_scrap06

micobalto_scrap03

Poco a poco fuí encajando cada foto donde me parecía que correspondía, sin seguir una norma, superponiendo capas de papel, tintas y pegatinas.

micobalto_scrap10

Un consejo que nos dio Judy fue que limpiásemos muy bien los sellos después de utilizarlos. En algunas tiendas venden un líquido especial, pero ella lo hacía con toallitas para bebés y le funcionaba bien. Desde que lo sé, lo pongo en práctica.

 

micobalto_scrap07

micobalto_scrap08

Os recomiendo que probéis y os dejéis llevar. Para mi fueron dos tardes muy divertidas, donde dedicarse un ratito a uno mismo. ¿Os animáis?

Si te ha gustado, compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+Email to someone

Scrapbooking en el Estudio Wonder

micobalto_scrap_mrwonderful01

Comencé a sacar cuerdas, papeles, tijeras, sellos…Me dejé llevar y me presenté al concurso que hacía Mr. Wonderful para ganar una plaza en el primer taller que se hacía en el estudio, en este caso, de scrapbooking.

Imaginaos mi emoción al saber que era una de las ganadoras. En cuanto vi la noticia me puse a ver todas las maneras posibles de hacer Madrid-Barcelona, en un viaje relámpago debido al poco tiempo que tenía, sorteando entre trabajo y estudios. Finalmente fueron seiscientos y pico kilómetros en coche, pero acompañada se hizo más llevadero. Llegábamos a Barcelona el jueves de madrugada.

micobalto_scrap_mrwonderful02

Pitu y María, dos soletes y amigos, nos acogieron en su casa. Tras unas horas de sueño, una comida riquísima y pelearnos con los semáforos, llegué al Estudio Wonder.

micobalto_scrap_mrwonderful03

micobalto_scrap_mrwonderful04

micobalto_scrap_mrwonderful05

Podéis imaginaros como es, un lugar tranquilo, con mucha luz, inspirador… Muy acorde a su filosofía y a lo requetebonitos que son ellos y sus diseños. Mis ojos no daban abasto a fijarme en todo lo que veía.

Judy, atenta y cariñosa con todos nosotros, nos enseñó un poquito del arte del scrapbooking y a todos nos picó el gusanillo de crear con nuestras manitas pequeños recuerdos fotográficos  en forma de papel. Fue un auténtico placer conocerte.

micobalto_scrap_mrwonderful07

micobalto_scrap_mrwonderful06

El estudio Wonder y su gente nos trataron como en casa, mimaron cada detalle de nuestra visita. Prepararon una merendola riquísima y preciosa. No sabíamos si ponernos a comer o no parar de hacer fotos a tanta cosa bonita que veíamos.

micobalto_scrap_mrwonderful08

micobalto_scrap_mrwonderful09

micobalto_scrap_mrwonderful10

Angi, quien nos enseñó cada rinconcito de Mr Wonderful y permitió, muy paciente, que nos transformáramos en paparazzi. Tuve la suerte de sentarme al lado de su mami, y compartir nuestras dificultades a la hora de coser el librito; que mujeres más encantadoras.

micobalto_scrap_mrwonderful11

Todo esto ocurrió el pasado mes de mayo, pero quería contaroslo porque para mi fue un empujoncito para seguir aun con más ganas en este mundo creativo, coger confianza y tener claro que quería lanzar la idea de tener mi pequeño espacio.

Fue un viaje relámpago que mereció la pena y además, en muy buena compañía. Gracias al Estudio Wonder por darme la oportunidad de compartir aquella tarde, a Judy por enseñarme una nueva vía para crear y a mi gran incondicional compañero de viaje .

 

Si te ha gustado, compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+Email to someone