Gotas de sal

Cierra lo ojos. Respira despacio e intenso. Suelta el aire por la boca. Repite tantas veces como sea necesario, hasta sentir una tranquilidad enorme en el pecho, como si tuvieses un espacio inmenso en tu interior. Dirige la mente hacia tus pies, enterrados a medias en la arena húmeda y disfruta del hecho de andar descalzo y sentir la tierra entre tus dedos.

La brisa suave roza tu piel hasta erizarla, el olor a mar te da calma y te hace sonreír. Vuelve a la nariz e inhala ese momento, esa libertad que inunda cada centímetro de ti.

Cuando vives el ahora te das cuenta que nada más importa que este momento, sentir despacio para vivir grande.

#predicandoloslow

 

Si te ha gustado, compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestGoogle+Email to someone

2 pensamientos en “Gotas de sal

    • ¡Oh! Muchísimas gracias, Marga. Me emocionas con el final de tu comentario, gracias, muchas gracias. Un beso enorme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *